Actualizado: Reunión con Pilotos de Viasa, Octubre 2020

Updated: Aug 14

El primer relato de esta reunión fue publicado en el grupo de Facebook "Aviación Venezolana en Retrospectiva 3" el 31 de octubre del 2020.


Comparto por acá el reporte de una pequeña reunión entre dos generaciones de pilotos venezolanos que se realizó el 10/30/20 en Houston.


Los dos (más) jóvenes que salimos en las fotos somos un buen amigo y yo. Ambos hemos tenido la suerte de hasta ahora haber tenido una buena carrera como pilotos de aerolínea en Estados Unidos. A ambos también nos nació este deseo de ser pilotos mientras crecíamos en los noventa en Venezuela. Por ende, antes de saber que el destino nos llevaría a desarrollarnos profesionalmente fuera de nuestro país, veíamos la silla izquierda de la cabina de mando de los DC-10 cola-naranja como el trono de Dios.


Ambos sabíamos de varios pilotos, así como otros empleados, de Viasa y otras aerolíneas venezolanas de la época. Pero nunca habíamos podido compartir con ninguno de ellos juntos, o en un ambiente netamente aeronáutico. Así que decidimos organizar una reunión y ver si podíamos reunir a varios empleados de Viasa con nosotros.


Fue una tarea difícil ya que no teníamos contacto directo con muchos de ellos, los horarios no coincidían, y había reservaciones por el tema del Covid. Sin embargo, a la final logramos reunir a dos Comandantes de Viasa, con los respectivos familiares y conocidos en común. El sitio de la reunión fue mi despacho, que cuenta con una modesta pero bonita colección de modelos y antigüedades aeronáuticas, con enfoque en Viasa y la aviación venezolana.


Los Comandantes que nos acompañaron son los señores José “Kike” Arostegui, y Miguel “Piolín” Gonzales. Ambos hoy en día trabajan como instructores de simulador en el ATR-42/72 y el EMB-145 respectivamente en Flight Safety.


De izquierda a derecha: Capitán A. Muller-Karger, Capitán José "Kike" Arostegui (Viasa), Capitán Jorge A. Zajia (autor de esta nota), Capitán Miguel "Piolín" González (Viasa).

Durante Viasa: DC-8, DC-10 y A300

En Viasa el Comandante González fue Ingeniero de Vuelo, Primer Oficial y Comandante de DC-8, mientras que el comandante Arostegui solo fue Ingeniero y Primer Oficial en ese equipo. Luego del DC-8, ambos fueron Primeros Oficiales y Comandantes de DC-10. El Capitán González también llegó a ser Comandante de A300 luego de su vida en el DC-10.


El Comandante Arostegui Relata Colaboración con KLM


Por su parte el Comandante Arostegui fue parte de un grupo de 24 pilotos de Viasa (12 Capitanes y 12 Primeros Oficiales) que volaron para KLM por medio de un contrato durante casi dos años entre 1990 y 1991.


El Comandante Arostegui relata que Viasa, como es sabido, operaba muchos vuelos con múltiples escalas "lecheros" para cubrir la gran cantidad de destinos europeos que la aerolínea servía. Sin embargo, era difícil competir con las aerolíneas bandera europeas que ofrecían vuelos directos desde Caracas a muchos de los mismos destinos. Debido a esto, a finales de los ochenta Viasa hizo un esfuerzo para ofrecer vuelos directos hacia sus destinos europeos, y así poder competir con las aerolíneas bandera de Europa. Este esfuerzo requirió una expansión del plantel de pilotos. Sin embargo, no fue fácil competir con las aerolíneas europeas y a la final Viasa quedó con un excedente de pilotos.


Al mismo tiempo KLM estaba iniciando el proceso de reemplazar sus DC-10 por MD-11, lo que le generó un déficit de pilotos de DC-10. Ambas aerolíneas se pusieron de acuerdo para cosechar los resultados de su estrecha relación de años atrás cuando la aerolínea holandesa se había encargado de formar a las primeras generaciones de pilotos e instructores de Viasa en los equipos DC-8 y DC-10. Los DC-10 de Viasa en su mayoría también fueron adquiridos bajo la asistencia de KLM, así que los equipos de ambas aerolíneas estaban configurados de la misma forma conforme al consorcio KSSU. Debido a estas razones, KLM decidió ofrecer trabajo a pilotos de Viasa bajo un contrato, ya que operaban los mismos equipos bajo la misma filosofía operacional, y los holandeses conocían de primera mano la calidad de los pilotos venezolanos.


Los 24 pilotos de Viasa que optaron por ir a volar los DC-10 de KLM estaban basados en Caracas y desde ahí cubrían las rutas a Ámsterdam y Curazao. Desde Curazao también cubrían rutas de KLM a otros destinos de Centro América y El Caribe.


El Comandante Arostegui también cuenta que los pilotos de Viasa que participaron en el contrato para volar los DC-10 de KLM recibieron licencias holandesas y usaban insignias de KLM en su uniforme de Viasa. Esto último de forma similar a lo que el Capitán Luis Emiro Cañas relata en su biografía "Guiado por La Providencia" sobre los vuelos que Viasa le hacia a KLM en las Antillas holandesas con los Convair 880 en los sesenta, donde también se cambiaban sus insignias de Viasa por las de KLM. Aunque en el caso de los Convair no hacía falta poseer licencias holandesas ya que los aviones eran de Viasa y estaban registrados en Venezuela.


Una vez completado el contrato de KLM el Comandante Arostegui se reintegró a Viasa, donde estuvo al mando del último vuelo entre Madrid y Maiquetía que realizó la compañía.


Anécdotas del Comandante González


Por su parte el Comandante González compartió varias anécdotas curiosas de su larga carrera en Viasa. Siendo Comandante joven de DC-8 nos contó que una vez llegó a Maiquetía a volar uno de los Colosos para encontrarse con que el avión tenía marcas de un arrastre de cola (tail strike). A pesar de que se sabe poco de esos incidentes del día a día que Viasa tuvo, no es raro que este particular incidente haya ocurrido ya que los Colosos (DC-8-63) eran considerablemente más largos que los -50 que conformaban la mayor parte de la flota.


Una de sus anécdotas más graciosas fue sobre un grupo de azafatas que esperaban volar con un Comandante nuevo al que no lograban reconocer por el nombre en la lista de tripulantes. Resulta que habían volado varias veces con el señor González cuando este era Primer y Segundo Oficial, pero solo conocían su sobrenombre Piolín. A pesar de haber compartido varios vuelos no conocían su nombre real.


Entre otras cosas, uno de los momentos de la noche que más me conmovió personalmente, fue cuando el Comandante González sostenía un modelo a escala del DC-10-30 YV-137C y se recordó de que el lo voló como Primer Oficial desde la fábrica en Long Beach a Zúrich para que se le instalaran los asientos de pasajeros, lo cual fue una práctica común con los DC-10 de Viasa que fueron entregados directamente de McDonnell Douglas.


Modelo a escala 1:200 del YV-137C que hizo que el Comandante González se recordara como fue parte de la primera tripulación de mando que lo voló luego de ser entregado a Viasa

Antes y Después de Viasa


Como lo ponen ellos, ambos “carlotearon” bastante, refiriéndose a que acumularon experiencia volando aviones de menor tamaño desde el aeropuerto de La Carlota en el corazón de Caracas. A parte de eso, el Comandante Arostegui fue Primer Oficial de Convair 580 en Avensa, mientras que González voló DC-3 para Aerotécnica. Ambos hicieron otras cosas, pero esas fueron algunas de sus actividades más resaltantes.

Los Comandantes disfrutando de servicio de primera clase.

Luego del cierre de Viasa el Comandante Arostegui decidió hacer vida en Estados Unidos donde volvió volar el DC-8, esta vez para la carguera Fine Air de Miami y ocupando la silla izquierda, al igual que otro pequeño grupo de pilotos ex-Viasa. Luego de Fine Air pasó a Atlas Air donde voló 747-100 y 200 como Primer Oficial, Comandante de relevo y eventualmente Ingeniero de Vuelo antes de dedicarse a la instrucción en simulador en el ATR. Como instructor de ATR el Comandante Arostegui ha podido seguir prestando sus servicios a la aviación civil venezolana al haber entrenado tripulaciones de Santa Bárbara, Conviasa y Vensecar.


Por su parte el Comandante González siguió los pasos de muchos profesionales aeronáuticos venezolanos y se fue a volar en EVA Air de Taiwan como Comandante de MD-11. Posteriormente fue Comandante de 727 en Custom Air Transport en Estados Unidos, para luego dedicarse a la instrucción en simulador en la familia EMB-145. Como instructor del EMB-145, el Capitán González se dedica a formar pilotos de las múltiples aerolíneas regionales que operan el equipo, así como operadores de la versión ejecutiva de ese avión; Legacy 600.


En Resumen


Fue una grata experiencia poder compartir con este par de leyendas vivientes que sin saberlo nos inspiraron a nosotros las nuevas generaciones de aviadores al protagonizar la época dorada de la aviación venezolana. Faltó más tiempo para seguir descubriendo y absorbiendo la esencia de aquel tiempo mejor, pero eso no impidió sacarle el máximo provecho a esta oportunidad única para preservar la historia contemporánea de la aviación venezolana y hacer un pequeño homenaje a un par de sus protagonistas.


Jorge A. Zajia

0 comments