El Inusual Primer Avión de Viasa ¿Qué es un Convair 880?

Updated: Sep 28

El primer avión de Viasa fue un aparato un tanto inusual que hoy en día ha quedado en el olvido. A pesar de que su lugar en la flota de Viasa es un tema discutido con frecuencia por entusiastas e historiadores de aviación en Venezuela y el mundo, para el resto de las personas - sobretodo los de generaciones más recientes, como a la que pertenezco - la existencia de este avión es un tanto desconocida. El aparato en cuestión es el Convair CV-880M.


Viasa Convair CV-880 YV-C-VIB Idelwild New York
Convair CV-880M de Viasa YV-C-VIB en el Aeropuerto Idlewild de Nueva York en 1963. Imagen escaneada de una copia impresa de la colección personal del autor.

El Convair CV-880 fue uno de los tres aviones estadounidenses que protagonizaron el principio de la era del jet, pero a diferencia de sus rivales de Douglas y Boeing el CV-880 fue considerado un fracaso y solo se fabricaron 65 unidades. A su derivativo, el CV-990, le fue aún peor con solo 37 unidades producidas. Luego de haber sido un fabricante prominente durante la era de los aviones de propulsión a hélice, a Convair no le fue bien en la era del jet con su estrategia de priorizar la velocidad en lugar del alcance y la eficiencia. Luego del programa CV-880/990 Convair no desarrolló más aviones civiles.


Pero, ¿cómo terminó este peculiar avión en la flota de Viasa?


Para responder a esta pregunta necesitamos dar un leve repaso de lo que se movía en la aviación civil venezolana hacia los años cincuenta.


Viasa se crea como una aerolínea exclusiva para cubrir rutas internacionales desde y hacia Venezuela en buena parte por la necesidad de crear una entidad que asumiese las tareas de la división internacional de la aerolínea del gobierno en ese entonces: Aeropostal, la cual estaba sufriendo debido a dos hechos particulares:


Primero, fuerzas mayores se interpusieron en los planes vanguardistas que Aeropostal tenía para convertirse en la primera aerolínea venezolana en contar con aviones jet. Aeropostal había sido uno de los primeros clientes del turborreactor británico de Havilland Comet. Lamentablemente, el Comet pagó el precio de ser el primer turborreactor comercial en entrar en servicio con una serie de accidentes fatales. Estos accidentes se debieron a vulnerabilidades estructurales, hasta entonces desconocidas, asociadas con el vuelo presurizado a las nuevas alturas que los motores a reacción permitían alcanzar. A raíz de estos accidentes el Comet fue sacado de servicio en todo el mundo mientras se sometía a un exhaustivo estudio y rediseño. Así que Aeropostal perdió la oportunidad de adquirir su turborreactor como lo tenía planeado.


En segundo lugar, alrededor de la misma época Aeropostal sufrió una serie accidentes fatales que resultó en la perdida de tres aviones de la familia Lockheed Constellation en un periodo de dos años. Esto afectó su reputación y puso en evidencia falencias operacionales.


Reacio a simplemente ceder el mercado internacional a la compañía privada Avensa, el gobierno venezolano aplicó una de “si no puedes con el enemigo, únete a él.” De ahí la decisión de crear Viasa, una nueva compañía donde se invitaba a Avensa a ser socia. De esta manera se aprovecharía la experticia de esta, sin entregarle el mercado internacional por completo.


Avensa por su parte había empezado a adquirir varios aviones de hélice Convair CV-340 y 440 durante la primera mitad de los años cincuenta, así que no sorprende el hecho de que cuando llegó la era del jet Avensa se fue con el Convair CV-880. Esto no fue solo por ser el fabricante con el que ya tenía una buena relación establecida, pero también porque era un avión adecuado para los pocos destinos internacionales que la compañía estaba autorizada a explotar en la época, de los cuales el más alejado de Venezuela era Nueva Orleans.

John Proctor, Revista Avensa, Convair CV-880M, General Dyamics Render

Avensa entonces ordenó un CV-880 en 1959 para luego añadir un segundo avión a la orden en febrero de 1960. Pero con la decisión de crear Viasa, la orden fue traspasada a esta nueva aerolínea antes de que estos aparatos fueran entregados a Avensa. Eventualmente un tercer avión entraría en la flota para formar al trio YV-C-VIA, YV-C-VIB y YV-C-VIC.


Modelos a escala 1:400 de los tres Convair CV-880M de Viasa. De izquierda a derecha: YV-C-VIA, YV-C-VIC (Viasa/KLM) y YV-C-VIB.
Modelos a escala 1:400 de los tres Convair CV-880M de Viasa. De izquierda a derecha: YV-C-VIA, YV-C-VIC (Viasa/KLM) y YV-C-VIB.

Hay que resaltar que Viasa, sin embargo, empezó operaciones el dos de abril de 1961 utilizando un DC-8-33 arrendado a KLM, el PH-DCG "Gugliemo Marconi." Y no fue sino hasta la entrega del CV-880 YV-C-VIA en agosto de 1961 que Viasa contó con su primer avión propio registrado en Venezuela. Los vuelos a Europa siguieron siendo operados de la mano de KLM con sus DC-8 incluso cuando los CV-880s ya habían entrado a la flota, ya que estos no contaban con el rango para cruzar el Atlántico.


KLM DC-8-33 Custom with Viasa Titles. Herpa 1:500
DC-8-33 de KLM marca Herpa escala 1:500 modificado para representar al PH-DTG con títulos de Viasa, que fue el avión a cargo del primer vuelo de la compañía el dos de abril de 1961. Cortesía de A. Muller-Karger

KLM por su parte arrendaba los CV-880 de Viasa para cubrir sus rutas en las Antillas holandesas antes de la creación de su subsidiaria caribeña ALM. De hecho, cuando llegó el tercer avión, YV-C-VIC, este vino pintado con la librea de KLM en el costado de estribor. El avión mantuvo esta librea compartida durante todo el tiempo que estuvo en Viasa. Incluso, portó dos versiones de la librea de KLM, ya que esta fue modificada levemente a mediados de los sesenta, y dicha modificación se le aplicó a la mitad del YV-C-VIC que correspondía a KLM.


Al llevar esta librea compartida, el YV-C-VIC se convirtió en el único turborreactor marca Convair en llevar los colores de KLM, que para esta época poco a poco se deshacía de todos sus aviones Convair mientras desarrollaba una estrecha relación con Douglas. De hecho, un par de CV-440s de KLM terminaron siendo adquiridos por Avensa entre finales de los sesenta y principios de los setenta.


A parte de los CV-880, la influencia de Avensa sobre la nueva aerolínea también era evidenciada al Avensa encargarse de proveer aviones y tripulación bajo alquiler a Viasa, más notablemente el alquiler del DC-9-30 YV-C-AVD que estuvo involucrado en el infame accidente de Grano de Oro en 1969. Pero poco a poco Viasa empezó a distanciarse de Avensa al evolucionar como aerolínea transcontinental de la mano de KLM. Antes de finalizar la década de los sesenta ya hacía varios años que los tres Convair CV-880 de Viasa habían sido vendidos a la hongkonesa Cathay Pacific. Durante los setenta y ochenta la flota transcontinental de Viasa evolucionó paralelamente a la de KLM con la llegada de los DC-8-30/-50/-60, seguido del ambicioso proyecto 747 (PH-BUG y -BUD) para luego decantarse por el DC-10-30. En el sector de corto alcance también se veia la influencia de KLM, ya que en los ochenta se adoptó brevemente un modelo similar al de ALM, subsidiaria de KLM en las Antillas Holandesas, con la introducción de equipos DC-9 y MD-80. Incluso, algunos de estos equipos venían alquilados de ALM.


Por su parte los CV-880 de Viasa sufrieron un destino turbulento en Hong Kong. El ex-VIA (registrado en Hong Kong como VR-HFZ) fue víctima de un atentado con una bomba mientras volaba sobre Vietnam el 15 de junio de 1972. Mientras que el ex -VIC (registrado en Hong Kong como VR-HFX) fue dado como pérdida total al sufrir un colapso del tren de nariz luego de salirse de la pista en el aeropuerto Kai-Tak el 5 de noviembre de 1967. El ex -VIB (VR-HGC) afortunadamente logró sobrevivir su estadía en Hong Kong, y en 1984 volvió al continente americano, esta vez a Estados Unidos con la matrícula N48063 donde voló para los clubs vacacionales Indy Air y SunJet International, antes de terminar siendo utilizado como banco de pruebas por la FAA en la base naval de Patuxent River.


Modelos a Escala


Los Convair CV-880 de Viasa han recibido buena atención en el mundo de los modelos a escala con un total de seis lanzamientos. Cuatro en escala 1:400, uno en escala 1:200 y otro en escala 1:500.


En escala 1:400 la marca Aeroclassics sacó tres CV-880 de Viasa con las tres matriculas que correspondieron a este tipo de avión en Viasa: YV-C-VIA, YV-C-VIB y YV-C-VIC. De ese lote de modelos YV-C-VIA y YV-C-VIC fueron representados correctamente: -VIA con la librea completa de Viasa, y -VIC con una librea hibrida de Viasa y KLM. Sin embargo, el YV-C-VIB fue mal representado al erroneamente traer una librea hibrida de Viasa y KLM, al igual que -VIC. Este error se puede explicar al explorar brevemente la historia de las libreas de KLM entre las decadas de los cincuenta y sesenta:


Error del YV-C-VIB de Aeroclassics y La Librea de KLM

Hacia finales de los cincuenta la librea de KLM consistía de un par de líneas a lo largo de las ventanas, una celeste y otra azul oscuro. La parte de arriba del fuselaje era blanca con los títulos de KLM en un rojo carmesí, mientras que la panza era metalica o gris. El diseño de la cola consistía en un patrón de rayas celeste y azul oscuro en diagonal con un circulo blanco en el medio en el que se encontraba envuelto el logo de KLM. YV-C-VIC fue entregado a Viasa portando la librea de KLM anteriormente descrita en el costado de estribor.


Poco después, a mediados de los sesenta, KLM le hizo una modificación a su librea. El patrón de la cola pasó de tener las rayas orientadas en diagonal a tenerlas orientadas horizontalmente. La librea de KLM que YV-C-VIC portaba en su lado de estribor fue modificada al aplicarsele este cambio.


La marca de modelos Aeroclassics parece haberse confundido con este cambio de libreas de KLM que -VIC tuvo en su costado de estribor y creer que se trató de dos aviones diferentes, ya que sacó el modelo a escala de este avión portando la librea de KLM con las rayas horizontales en la cola, y al modelo del YV-C-VIB con la librea de las rayas en diagonal. En realidad ambas libreas correspondieron al YV-C-VIC, solo que en épocas diferentes. YV-C-VIB llevó la librea completa de Viasa al igual que YV-C-VIA duranrte todo el tiempo que estuvo en Venezuela.


Otro fabricante de modelos a escala 1:400 llamado Apollo Models se encargó de sacar un cuarto CV-880 de Viasa en esta escala, se trata de -VIC con la librea de KLM que Aeroclassics le asignó por error a -VIB. Sin embargo, Apollo le agregó algunos detalles que la versión de Aeroclassics no tiene, como por ejemplo títulos que dicen “Rented by KLM” en el lado de babor.


YV-C-VIC también fue lanzado al mercado en escala 1:500 por la marca Herpa, y en escala 1:200 por la marca InFlight 200. Así que de los seis modelos a escala de los CV-880 de Viasa, solo uno lleva la librea completa de Viasa, que es el YV-C-VIA de Aeroclassics en escala 1:400.


En la siguiente galería de fotos se muestran los cuatro CV-880 de Viasa en escala 1:400, incluyendo al YV-C-VIB con su erronea librea de KLM en el lado de estribor, y el -VIC 1:500 hecho por Herpa.


En Resumen


A pesar de que el Convair 880 fue un avión que inicialmente generó un fuerte impacto, no tuvo trascendencia operacional, y debido a esto no es un avión muy presente en la cultura popular actual. Sin embargo, es una suerte haberlo tenido en Venezuela ya que el trio de CV-880 que Viasa operó en sus inicios encapsula una enorme cantidad de información sobre la historia contemporánea de la aviación civil del país. Mediante el tema de los CV-880 de Viasa se observan datos importantes sobre el principio de la era del jet en el mundo y en Venezuela, asi como los problemas que sufrió el Comet británico y como estos afectaron a Aeropostal. También se observa la influencia que Avensa ejercía sobre Viasa al principio, y como esta fue reemplazada por la de KLM con el pasar del tiempo.


Abajo: Galería con varias fotos que he tomado a lo largo de varios años de los Convair CV-880 de Viasa en escala 1:400. En esas fotos no sale el YV-C-VIC de Aeroclassics porque lo adquirí hace relativamente poco. Disfruten los increibles detalles que estas réplicas traen.


Anécdota personal: Mi primer modelo en escala 1:400, y a su vez la primera réplica en cualquier escala de un avión con los colores de Viasa que sostuve en mis manos fue el YV-C-VIB de Aeroclassics en escala 1:400; el que lleva por error la librea mixta con KLM. Lo compré el 25 de enero del 2009. Este avión había salido al mercado junto a los otros dos CV-880 de Viasa producidos por Aeroclassics, así como dos 747s (PH-BUG y N749WA) en noviembre del 2007. Todos los modelos de Viasa de ese lote se agotaron rápidamente, menos el YV-C-VIB, supongo que esto se debió al error en su librea. Yo en ese entonces ignoraba el error, de hecho, hasta ese entonces ignoraba la existencia del CV-880 y el hecho de que Viasa había operado este tipo de avión. Yo estaba buscando un DC-10, pero en aquella época sin experiencia en esto de coleccionar aviones a escala 1:400 estaba por enterarme de lo difícil que sería conseguir uno. Mientras tanto, tenía tantas ganas de tener un modelo a escala de Viasa que decidí comprar este CV-880 YV-C-VIB. Así que a pesar de contar con garrafal error, ese YV-C-VIB de Aeroclassics tiene un gran valor a nivel personal.


Menciones Especiales Sobre las Referencias Utilizadas


Gran parte de la información utlizada para elaborar este artículo proviene de dos fuentes específicas:


El señor Alfredo Sandor, quien trabajó para Viasa y es el autor del libro "1961-1997 Triunfos y Fracasos (de Viasa)." Este libro representa uno de los primeros trabajos literarios sobre la historia de Viasa, y gracias a él es que pude entender el por qué de el Convair CV-880 en la flota de Viasa, y las razones por las cuales Avensa fue invitada a participar en la creación de la nueva aerolínea.


El señor John Proctor, autor del libro "Great Airliners Volume 1, Convair 880&990." El señor Proctor fue un reconocido historiador aeronautico y una de las fuentes de información más fidedignas sobre el Convair 880. En su libro, el señor Proctor incluyó imágenes e información única sobre los Convair de Viasa y la vida operacional de estos aviones.


Ya ninguno de los dos se encuentra con nosotros en este mundo, pero afortunadamente antes de partir se encargaron de dejarnos invaluable riqueza informativa.